Portátiles con Pantalla Retina. ¿qué son? ¿Cómo funcionan?. Ventajas e inconvenientes.

MacbookPro13Hace ya algunos años, concretamente desde mediados de 2012, apple se ha lanzado a producir una nueva especificación de portátiles conocidos popularmente como “con Pantalla Retina”. Esta denominación es consecuencia de que la Pantalla Retina es la innovación más evidente a simple vista y la más vistosa para los usuarios pero a la vez la más superficial.

¿Qué es una pantalla retina?

Una pantalla retina es una pantalla con una resolución significativamente superior a la que cualquier ordenador equipaba hasta la fecha. Por este motivo ofrece unas imágenes mucho más nítidas que las pantallas que había hasta ahora.

Algunos pensarán que esta es la única innovación que incluyen estos portátiles pero nada más lejos de la realidad.

Estos portátiles suponen un cambio radical en todos los sentidos respecto a la generación anterior de portátiles unibody.

Entre los cambios más significativos están la desaparición del lector de discos ópticos (CD / DVD), la presencia de un disco SSD como única opción de almacenaje y el hecho que la RAM ha dejado de ser reemplazable o ampliable debido a que la memoria está directamente soldada en la placa base.

Todos estos cambios, posibilitan tener una generación de ordenadores más rápidos, mes finos y ligeros, con mayor autonomía, que se calientan menos y con un rendimiento bastante elevado.

Entonces ¿qué hay de malo en todo esto?

En realidad, no es que tenga que haber nada malo en un ordenador de este generación en cuanto a prestaciones y funcionamiento. Los problemas surgen cuando no se asesora al usuario de la forma adecuada e imprescindible en el momento de la compra, para que sepa realmente lo que está comprando, que se ajusta realmente a sus necesidades actuales y le deja algo de margen para cubrir posibles cambios de estas en un futuro a medio plazo.

Hasta la aparición de esta nueva línea de portátiles era posible y, de hecho, era muy común comprar un portátil con las opciones de RAM y disco duro básicas, para posteriormente irlo ampliando y mejorando cuando se necesitara y, así, se evitaba tener que hacer un desembolso más importante del que realmente se estaba en condiciones de hacer en el momento de la compra inicial. Esta dinámica era posible gracias a que las generaciones anteriores de ordenadores Apple, permitían ampliar la RAM con placas de muchos fabricantes independientes que cumplieran las especificaciones, e instalar discos duros mecánicos y discos SSD de cualquier fabricante sin muchos problemas. Con ello se conseguía actualizar, mejorar el rendimiento y alargar la vida útil de los portátiles con bastante facilidad y un precio asequible.

Con la introducción de los portátiles con pantalla retina de los que estamos hablando,esto ha cambiado diametralmente. La forma en la que están construidos hace muy complicado y costoso económicamente ampliarlos una vez se han comprado con unas opciones concretas. La RAM va soldada directamente en la placa base y por ello, si compramos un ordenador con 4 GB de RAM, siempre va a tener esas 4 GB independientemente de que el procesador permita trabajar con más, y la única forma de ampliarlo será adquirir una nueva placa base con el gran coste que ello supone. Algo parecido ocurre con el SSD que incorporan estos modelos. Se trata de un SSD con una forma y un Firmware exclusivos de Apple y que, a excepción de los modelos 10,1 i 10,2, no está disponible en formato compatible. Por este motivo, si compramos un ordenador con 256 GB de almacenamiento va a ser muy complicado y costoso poder aumentarlos puesto que no hay recambios disponibles y los pocos proveedores que los ofrecen suelen proporcionar SSDs usados y a precios desorbitados.

Algunos de vosotros os plantearéis que probablemente exista la posibilidad de acudir a un servicio técnico oficial para llevar a cabo dichas ampliaciones pero, nada más lejos de la realidad. La política de Servicio Técnico de Apple hace imposible que se de esta situación ya que no permite ampliar un dispositivo, es decir, si algo se estropea en tu ordenador te lo cambian por otra pieza exactamente igual, es decir, no permite cambiar un ssd de 256 GB por otro de 512 o 1000 GB si originalmente el ordenador se compró con 256 GB.

Por todos estos motivos os aconsejo que, si queréis disfrutar de las ventajas que ofrecen los portátiles con pantalla retina penséis muy detenidamente acerca de la configuración que necesitáis actualmente y, en la medida de lo posible lo equipéis con algo más de RAM y espacio de almacenaje para evitar que en un breve espacio de tiempo deje de serviros para lo que lo necesitáis. Por supuesto, buscar alguien que os asesore correctamente sobre lo que realmente os hace falta  es siempre una buena opción.

Por otro lado, para aquellos que no queráis invertir la gran cantidad de dinero que requiere equipar un portátil de esta generación con los suficientes recursos para que de un gran rendimiento y os dure mucho, existen todavía modelos unibody sin pantalla retina que la configuración adecuada dan un extraordinario rendimiento por un precio muy inferior pero, esto ya es otro tema que posiblemente trate en una futura entrada.

 

Anuncios

Acerca de Jordi Taratiel

Asesor técnico en WareWorks desde hace más de cinco años. Especialista en Soluciones a medida para usuarios actuales y futuros de equipos Apple.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s