Fusion Drive: ¿Qué es? Ventajas e inconvenientes.

366584-apple-fusion-drive-logo

 

Hace ya bastantes años, concretamente en 2012, del lanzamiento de esta solución de almacenamiento ideada por Apple.

Para aquellos que no estén al dia todavía de qué es realmente una Fusion Drive, se trata de una configuración para el almacenamiento de datos que consiste en combinar mediante software dos piezas independientes de hardware, de manera que el usuario solo ve un único dispositivo de almacenamiento aunque en el interior de su ordenador dispone de dos piezas independientes, normalmente un SSD y un disco mecánico. De esta manera se consigue combinar la velocidad y el alto rendimiento de un SSD, con la capacidad de almacenamiento del disco mecánico, obteniendo un dispositivo de almacenamiento con alta capacidad y un rendimiento al nivel de un SSD a un coste bastante más asequible que un SSD de alta capacidad.

También es posible combinar dos SSD o dos discos mecánicos aunque en estos casos no es muy recomendable ya que las ventajas de la Fusion Drive desaparecen y prácticamente solo nos quedan los incovenientes.

En este artículo no entraremos a explicar en detalle las características, ventajas e incovenientes de cada uno de los tipos de almacenamiento, SSD y disco mecánico, ya que no es el objetivo de esta publicación.

Una de las características más interesantes de la Fusion Drive es que simplifica bastante el uso cuotidiano, ya que solo muestra un dispositivo y el Mac decide de forma autónoma qué elementos se ubican en cada parte, en función de la frecuencia de uso y del aprovechamiento de las características específicas de la parte SSD.

 

En resumen, los puntos fuertes de este sistema de almacenamiento son:

– Conseguir un dispositvo con gran capacidad de almacenamiento y buen rendimiento a un precio más asequible que un SSD.

– Simplicidad de uso.

 

En el lado opuesto encontramos una serie de problemas que, si bien no tienen porqué aparecer, es bueno tenerlos en cuenta en el momento de decidir adquirir un Mac con Fusion Drive.

Todos los problemas que potencialmente podemos experimentar, derivan del hecho de tener dos piezas independientes de Hardware unidas por software y del sistema de almacenamiento que adopta Apple en sus ordenadores para conseguirlo.

Entrando en detalle:

Dado que la Fusion Drive está formado por dos piezas de hardware independientes unidas por software, cualquier problema de funcionamiento que sufra cualquiera de las dos partes afectará al rendimiento del conjunto, es decir:

si una de las dos partes se estropea y no se puede reparar, se perderán todos los datos de ambas partes, y si una de ellas baja el rendimiento debido a un fallo o al desgaste por el uso, el rendimiento del conjunto disminuirá.

Teniendo en cuenta que una de las dos piezas de hardware es un disco mecánico con todos los problemas que surgen derivados del desgaste consecuencia del movimiento continuo al que está sujeto, puede que sea más probable de lo que uno se imaginaria que tengamos problemas de rendimiento en la Fusion Drive. Por lo tanto, con el paso del tiempo, la posibilidad de tener un problema con la Fusion Drive derivado de un problema en la parte mecánica se incrementa exponencialmente debido al desgaste por el uso. Este desgaste por uso es casi imperceptible en un SSD.

Por otro lado, aquellos que estén pensando en adquirir un Mac equipado con Fusion Drive para usarlo con Windows, deben saber que el sistema de archivos CoreStorage que se usa para poder configurar una Fusion Drive no es compatible con Windows, así que el sistema no reconocerá la Fusion Drive y usará exclusivamente la parte mecánica de la misma.

En resumen, una Fusion Drive puede ser una buena solución para aquellos que no puedan permitirse un SSD pero si este no es el caso, el SSD siempre será mucho más recomendable

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Seguridad Mac. Como evitar accesos no autorizados a nuestro ordenador.

 

firmware-password

Actualmente, el número de portátiles y la movilidad de la gente han aumentado de forma exponencial y con ello el número de robos y pérdidas de dichos equipos.

Sorprendentemente, el aumento de movilidad y exposición a robos y pérdidas de dispositivos, no ha llevado emparejado un aumento similar de la sensibilización ante la necesidad de implementar medidas de seguridad que, como mínimo, dificulten el acceso de los usuarios no autorizados al contenido de nuestros equipos. O dicho de otra manera, la gran mayoría de usuarios sigue usando una configuración con inicio de sesión automático, y no se plantea lo que puede suponer para su privacidad una pérdida o robo del equipo hasta que es demasiado tarde.

En las siguientes líneas vamos a dar a conocer una serie de prácticas que, si bien no pueden evitar un robo o pérdida, si que marcarán una gran diferencia en el momento de dificultar e incluso evitar un intento de acceso no autorizado.

Todas las técnicas que describiremos a continuación se pueden aplicar a cualquier ordenador Apple, aunque son mucho más necesarias en portátiles debido a su mayor exposición a este tipo de riesgo.

Hay que dejar claro antes de empezar que, si alguien tiene mucho interés en acceder a algo en concreto que hay en nuestro mac, va a ser muy difícil evitarlo si el intruso dispone de los conocimientos y/o las herramientas necesarios. Las técnicas que describiremos están enfocadas a dificultar el acceso lo máximo posible y serán efectivas en la gran mayoría de casos.

Evidentemente la primera regla debe ser tener siempre el equipo controlado evitando dejarlo descuidado, minimizando así el riesgo de que caiga en manos inadecuadas.

En segundo lugar dejar claro, por si alguien todavía no es consciente de ello, que la tan extendida costumbre de configurar el mac con inicio de sesión automático para ahorrar unos “preciosos” segundos al inicio, deja al descubierto absolutamente todo el contenido sin ninguna restricción.

Una vez dicho esto vamos a empezar con la parte técnica.

El primer paso debe ser configurar el inicio para que se nos solicite identificarnos antes de acceder.

Para ello disponemos de dos opciones en función de la información que se nos pida para identificarnos en la ventana de log in:

La primera opción consiste en que en dicha ventana se nos presente una lista de usuarios y tengamos que escoger uno e introducir su contraseña para iniciar sesión y acceder al contenido.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

ventana login con lista de usuarios

En la segunda opción se nos presentará una ventana con 2 campos de texto, uno para introducir el nombre de usuario y otro para la contraseña.

figure_2-logging_in_at_the_os_login_window_with_the_current_account_password

ventana de log in sin lista de usuarios

Éste último será el más conveniente ya que en el primero, al mostrar la lista de usuarios, estamos dando la mitad del trabajo hecho ahorrándoselo al intruso.

Esto, aun siendo un buen punto de partida, nos dará un nivel de seguridad muy bajo, que puede ser insuficiente para proteger nuestros datos contra intrusos con unos pocos conocimientos o acceso a un buscador de internet.

Si bien no explicaremos las técnicas precisas para ello, porque no es el objetivo de este post, es posible acceder en unos pocos segundos  a todos los datos de un disco o incluso cambiar la contraseña de acceso sin conocer la actual, simplemente conociendo algunos comandos de inicio y/o disponiendo de un disco usb, desde el que se pueda arrancar una copia de Mac os X.

Como complemento al inicio de sesión no automático, podemos configurar que el ordenador solicite usuario y contraseña para volver del reposo o el salvapantallas.

Para disponer de un nivel más de seguridad Apple pone a nuestro alcance la  utilidad conocida como contraseña de FirmWare. Ésta contraseña evita que un usuario que no dispone de ella, pueda ejecutar comandos de inicio y pueda arrancar el ordenador desde un disco distinto al que hay instalado actualmente.

firmware-password

ventana de solicitud de contraseña de FirmWare

Esta medida dificulta el formateo y uso posterior del ordenador con otro disco duro con lo que en manos inexpertas convierte el mac en un bonito pisapapeles. Como todo en este mundo es posible saltarla, pero para ello se requieren conocimientos que no están al alcance de la mayoría.

En cualquier caso esta técnica no evita que se pueda desmontar el disco duro, montarlo en otra máquina y acceder al contenido.

Para evitar el acceso en un tanto por ciento alto existe el recurso de encriptar el disco o discos de nuestro ordenador. Para ello podemos usar la utilidad FileVault, disponible en preferencias del sistema/seguridad y privacidad, para encriptar el disco de arranque y formatear los discos secundarios con un formato encriptado a través de utilidad de discos.

Hay que tener en cuenta que, si se decide implementar la encriptación de disco vamos a reducir mucho el riesgo potencial de un acceso no autorizado, pero si olvidamos la contraseña y los medios alternativos que pone Apple a nuestro alcance para desencriptar en caso de pérdida de la contraseña, podemos dar todo el contenido del disco por perdido.

Otro tema a tener en cuenta, en caso de optar por la encriptación, es que puede que el mac vaya algo más lento ya que cada vez que lee o escribe datos en el disco duro debe encriptar o desencriptar según corresponda. También es cierto que, en los ordenadores actuales no se aprecia a penas dicha diferencia.

Para terminar con el tema de la encriptación con FileVault, simplemente comentar que al activar esta característica, la ventana de inicio de sesión será algo distinta y no podremos escoger entre mostrar la lista de usuarios o dos campos de texto ya que bajo esta configuración muestra la lista de usuarios como única opción.

Finalmente hablaremos del famoso buscar mi mac. Se trata de la versión para mac de la herramienta que debería servir para localizar, bloquear y borrar un dispositivo a distancia. La intención de esta utilidad es muy buena pero mi opinión basada en mi experiencia con personas que han perdido o les han robado un dispositivo es que sirve de bien poco sobretodo si no va acompañado de las demás técnicas que se han descrito. Una vez más evitaremos hablar de lo sencillo que puede resultar desvincular un mac de icloud antes de se bloquee remotamente. En cualquier caso, como ya se ha mencionado, éste puede ser un buen complemento al resto de políticas descritas en este artículo ya que nunca se sabe si puede ser de utilidad.

Para terminar recordar que el nivel más alto de seguridad nos lo dará una combinación de todas las técnicas descritas a lo largo de esta entrada.

Para más información sobre este u otro tema relacionado con los ordenadores Apple podeis contactarme a través de esta web.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Como se certifica correctamente el estado de un Mac de Segunda Mano.

 

IMG_4144

Una parte esencial del servicio que ofrece WareWorks cuando vende un Mac de segunda mano consiste en ser capaces de certificar que éste se encuentra en óptimas condiciones de funcionamiento.

Cuando se trata de verificar el estado de funcionamiento de un Mac, se puede hacer de distintas maneras pero, para poder certificar el estado del ordenador, todas ellas deben incluir, entre otros, los test profesionales de Apple (ASD).

Los test de diagnóstico profesionales de Apple llamados ASD (Apple Service Diagnostics) son una batería completa de test, destinado al uso exclusivo de los servicios Apple Autorizados, que hace un test exhaustivo de todas las partes del ordenador y cuya duración puede llegar a las 8 horas. Existe una versión específica de dicho conjunto de pruebas para cada modelo distinto de Mac.

Es muy importante no confundir los test ASD con el test AHT (Apple Hardware Test).

Éste es un test básico que Apple pone a disposición de los usuarios particulares, con el objetivo de realizar test básicos de funcionamiento, pero que no llega a tener el mismo número de pruebas ni la profundidad de los test ASD.

Los resultados del test AHT son buenos para dar una idea del estado general de funcionamiento del ordenador, pero en ningún caso permiten afirmar que el ordenador está en perfectas condiciones, ya que no realiza todos los test necesarios ni de la manera adecuada y, por lo tanto, en ningún caso sirve para certificar el estado de funcionamiento de un equipo Apple.

En WareWorks, utilizamos un protocolo exhaustivo que incluye diversos procesos además de los test ASD, de los que ya hemos hablado.

Este protocolo incluye los siguientes procesos:

1 – Inspección visual del interior y exterior.

2 -Test MRI (Mac Resource Inspector)

IMG_4114

Vista General Test MRI

Este es el test inicial que se debería llevar a cabo como paso previo a la realización de cualquier reparación o valoración del estado de un Mac. Este test nos da una idea general del estado de todos los componentes del ordenador incluyendo: placa base, ram, sensores, procesador, ventiladores, disco duro, gráfica, USB, DVD, bluetooth, wifi, Ethernet, pantalla, lector de tarjetas SD, estado de la batería y función de carga de la misma.

IMG_4201

Test Bateria

IMG_0186

Lecturas Sensores MRI

3 – Test manual de encendido y de funcionalidad de todas las partes y componentes del ordenador como:

  • Botón de encendido
  • POST
  • ventiladores y temperatura
  • disco duro
  • RAM
  • batería
  • pantalla
  • retroiluminación pantalla
  • sensor de luz ambiente
  • función de todas las teclas del teclado
  • retroiluminación del teclado
  • trackpad
  • DVD
  • altavoces
  • salida audio (auriculares)
  • webcam
  • micrófono
  • conector monitor externo
  • HDMI
  • USB
  • firewire
  • lector de tarjetas
  • thunderbolt
  • Ethernet
  • wifi
  • bluetooth
  • sensor infrarrojos
  • magnetómetros (sensores de reposo al bajar la tapa)
  • gráfica
  • historial de servicio técnico previo

4 – Test ASD (Apple Service Diagnostic) específico para cada modelo.

Estos test se realizan un mínimo de 3 veces por cada ordenador en diferentes momentos:

  • A la llegada del equipo para verificar el estado en el que se encuentra inicialmente.
  • Después de la limpieza exterior e interior y sustitución de la pasta térmica.
  • Una vez reservado, justo antes de empaquetar el equipo.

 

  • En caso necesario se realizan después de cada reparación, sustitución de piezas o configuración personalizada.

Todos estos procesos son los que nos permiten certificar el estado de los ordenadores y ofrecer garantia con total tranquilidad.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Como alargar la vida de tu mac aumentando su rendimiento.

 

ampliar_SSD_ram_mac

Si tienes un mac antiguo o que funciona más lento de lo que debería, aquí tienes unas cuantas medidas que puedes adoptar para optimizar y aumentar el rendimiento de tu Mac y de paso alargar su vida unos años más.

A pesar de que los ordenadores Apple están construidos con componentes de alta calidad y diseñados para trabajar a un nivel de rendimiento alto durante mucho tiempo, puede darse que con el paso del tiempo su rendimiento baje considerablemente y, en algunos casos, hasta impedirnos trabajar en las mínimas condiciones, afectando considerablemente a nuestra productividad.

Por lo general existen 3 motivos principales por los que un mac baja el rendimiento:

  • RAM insuficiente para el uso requerido.
  • Disco Duro mecánico degradado.
  • Fallo de software o hardware.

Con el paso de los años, las nuevas versiones de las aplicaciones demandan más recursos y hacen que la configuración actual de RAM y disco duro sea insuficiente para el uso requerido y, con el paso del tiempo y el uso, los componentes, sobretodo los HDD mecánicos, se deterioran haciendo que trabajen muy lentamente llegando incluso a no poder arrancar el sistema operativo.

También es posible que la lentitud se deba  a otro problemas de hardware como un fallo de la placa base, en cuyo caso suele ser imprescindible cambiarla, ya que las reparaciones en taller disponibles actualmente no suelen estar enfocadas a reparar este tipo de problemas, porque no disponen de los recursos necesarios para ello. Hablar de este caso no es el objetivo de este post así que no me extenderé con ello. En cualquier caso si este es el problema que tiene tu mac puedes ponerte en contacto conmigo para encontrar una solución.

Algunos de los síntomas que aparecen cuando nuestro mac tiene un rendimiento más bajo de lo deseable por cualquiera de las razones enumeradas anteriormente son:

  • Arranque excesivamente lento o imposibilidad de finalizar el proceso de arranque.
  • Apertura de aplicaciones excesivamente lenta.
  • Aparición de la rueda de colores demasiado a menudo.
  • Poder usar pocas aplicaciones al mismo tiempo.
  • Uso excesivo de la CPU y sobrecalentamiento.

El primer paso será determinar cual es la fuente del problema, y así poder escoger la solución más adecuada. Las técnicas y tests necesarios para ello no serán detalladas en esta entrada ya que describir dichos procesos no es el objetivo de la misma.

Una vez determinada la fuente del problema procederemos a poner solución a dicha incidencia.

Lo solución óptima en la mayoría de los casos, será ampliar la RAM y/o sustituir el disco duro mecánico por un SSD. La mayor cantidad de RAM nos permitirá trabajar con un mayor número de aplicaciones y documentos al mismo tiempo y trabajar con documentos más grandes. Por otro lado, el SSD aumentará la velocidad de ejecución de todas las tareas y contribuirá a mantener el sistema mejor refrigerado.

Para los otros casos en los que la naturaleza del problema desaconseje la ampliación de RAM y el cambio de HDD a SSD habrá que recomendar la mejor solución para cada caso.

En muchos casos es posible mitigar la falta de rendimiento con ciertas técnicas de optimización. Sin embargo, dichas rutinas son, en mi opinión una solución pasajera ya que sus efectos no son muy duraderos y en unos meses volveremos a notar la lentitud siendo necesario volver a ejecutar las rutinas de optimización.

Por todo ello, como ya hemos dicho, la mejor solución y más duradera será ampliar la RAM y sustituir el disco duro mecánico por un SSD.

En WareWorks ofrecemos un servicio de diagnóstico sin compromiso y ampliación con el mejor precio. Puedes comprobarlo en nuestra web .

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Nuevos iMacs. ¿qué son? ¿Cómo funcionan?. Ventajas e inconvenientes.

imac-retina-5k-main

Siguiendo con la serie de entradas en las que analizamos los nuevos modelos de ordenadores Apple, y del mismo modo que ya hemos hecho con los portátiles “con Pantalla Retina”, vamos a analizar los nuevos modelos de iMac que se introdujeron a finales de 2012 y que tienen una problemática parecida a los mencionados portátiles.

Estas nuevas especificaciones de iMac son muy fáciles de identificar porque su cuerpo es, en la parte exterior, extremadamente fino en comparación a los iMac que existían anteriormente. En este grupo de ordenadores también se incluyen los últimos modelos que equipan pantalla Retina 4 y 5K.

Ante todo queremos dejar muy claro que a nuestro juicio estos iMac son unas máquinas extraordinarias y que configuradas de la forma adecuada dan unas prestaciones, un rendimiento y una experiencia de uso sobresalientes. lo que se pretende en esta entrada es orientar a los posible usuarios de estos modelos para evitarles problemas derivados de una mala elección que hemos vimos más veces de las deseables.

De un modo parecido al de los portátiles “con Pantalla Retina”, estos modelos de iMac, han sido construidos para que sean extraordinariamente finos y ligeros pero para conseguirlo ha sido necesario renunciar, en muchos casos, a la posibilidad de ampliar sus características de una forma fácil y económica y, por lo tanto, será necesario tener claro qué características necesitamos que tenga el ordenador en el momento de la compra, para asegurar que cumple con esos requisitos y los que podamos necesitar en un plazo medio, para evitar que quede obsoleto antes de lo deseable.

Antes de profundizar en este tema, es necesario puntualizar que el caso de estos iMac se diferencia del de los portátiles “con Pantalla Retina”, en que no todos los modelos han sido construidos del mismo modo y, por lo tanto, nos encontramos la problemática que estamos tratando en este post en distintos de grados.

Algo que es común a todos los modelos de iMac “fino” es que, para conseguir que sea tan fino, ha sido necesario renunciar al lector de discos ópticos y rediseñar todo el interior y la forma como el cristal delantero se mantiene unido al cuerpo metálico del ordenador. En esta unión es donde encontramos el primer problema cuando queremos ampliar uno de estos ordenadores. Hasta la aparición de este tipo de construcción, el cristal delantero iba pegado mediante imanes, posibilitando abrir y cerrar el ordenador tantas veces como se quisiera con cierta facilidad, y sin necesidad de hacer ningún tipo de gasto. En la actualidad, los iMac finos llevan el cristal pegado con unas cintas adhesivas de doble cara que, por su forma y disposición exclusivas de este tipo de ordenadores, hacen imprescindible invertir en un juego de cintas nuevas cada vez que se quiere acceder al interior del dispositivo, generando un coste considerable que con los modelos anteriores era inexistente.

La dificultad y el coste de abrir y cerrar el ordenador es algo que hay que tener muy en cuenta en el momento de comprar modelos de bajas prestaciones y precio más económico ya que serán los que con más seguridad demanden una ampliación en un breve periodo de tiempo.

Debido a la gran cantidad de configuraciones disponibles y para tratar de analizar la situación de estos iMac de la forma más ordenada posible, los dividiremos por el tamaño de su pantalla, ya que en función de ésta hay unas grandes diferencias y dentro de cada categoría hablaremos de lo que ofrecen en cuanto a RAM. En lo que respecta al almacenaje lo abordaremos para todos los modelos y tamaños de pantalla al mismo tiempo ya que lo que se explicará es común a todos ellos.

En primer lugar hablaremos de los iMac de 21,5 pulgadas. Estos son los que más dificultades nos presentarán a la hora de intentar mejorar las prestaciones que escojamos en el momento de la compra. En lo que respecta a la RAM, en muchos de estos iMac de 21,5″ va soldada en placa, por lo que va a resultar imposible ampliar la cantidad de RAM a menos que cambiemos la placa base entera, y en el resto, las bahías donde se instala están ubicadas en la parte posterior de la placa base y no disponen de acceso desde el exterior, con lo que es imprescindible abrir y desmontar el ordenador por completo para ampliar dicha característica. Otro handicap de estos ordenador respecto a la RAM es que solo incorporan dos bahías y, por ello, son capaces de trabajar con la mitad de RAM que modelos anteriores del mismo tamaño que disponían de 4 bahías.

En cuanto a los de 27 pulgadas, estos no presentan los mismos problemas en lo que a memoria RAM se refiere ya que todos los modelos están configurados con RAM sustituible que es fácilmente accesible desde el exterior. En este caso solo tendremos que fijarnos en la cantidad de RAM que más nos conviene y el máximo que pueda soportar el procesador central.

Una vez comentada la situación en lo que respecta a la RAM, vamos a enfocarnos de un modo general hacia los problemas que podemos encontrar en cuanto al almacenaje. Estos modelos de iMac pueden llevar dos tipos de almacenaje: disco duro mecánico o disco SSD, ya sean de forma individual o conjuntamente formando lo que se conoce como Fusion Drive.

En el momento de escoger el tipo de almacenamiento, tenemos que tener muy presente que una vez configurado con una de las opciones va a ser extremadamente difícil cambiar esa elección. Los motivos que hacen que sea así son, a parte de la mencionada dificultad y el coste de abrir uno de estos ordenadores, el hecho que tanto los discos duros mecánicos como los SSD son, por diferentes motivos, piezas exclusivas de Apple que nadie más fabrica y que Apple no nos suministrará a menos que sea para sustituir otra igual defectuosa y, por lo tanto, son muy difíciles de encontrar en el mercado.

Antes de abordar la problemática de cada tipo de dispositivo de almacenaje, haremos hincapié en las diferencias entre un disco duro mecánico (el que conocemos de toda la vida y que va equipado con discos y un cabezal que hace de “aguja”) y un disco SSD. Los discos SSD son una tecnología mucho más moderna, son muchos más rápidos, se calientan menos, mantienen un rendimiento mucho más estable con el paso del tiempo y, como no tienen partes móviles tienen menos problemas mecánicos y duran más. Por el contrario, los discos mecánicos son más lentos y su rendimiento suele bajar de forma drástica con el paso del tiempo requiriendo ser optimizados de forma regular para tratar de mantener el rendimiento en un punto digno. En cualquier caso, un disco mecánico nunca llegará a tener la velocidad ni el rendimiento de un SSD.

Centrándonos en los discos duros mecánicos, estos suelen tener una forma idéntica a cualquier otro que podemos encontrar en el mercado pero incorporan un Firmware especial que hace que el ordenador lea la temperatura del disco directamente por el conector de alimentación del disco y, por ello, si reemplazamos un disco original de Apple por uno de otra marca la lectura de la temperatura del disco será incorrecta, y su ventilador funcionará todo el tiempo al máximo de revoluciones con el consiguiente ruido y desgaste de dicho ventilador. En algunos casos existe la posibilidad de usar un cable especial que anula este problema pero el alto coste de éste hará se dispare la inversión para ampliar un disco duro mecánico cuyo rendimiento nunca estará a la altura de un SSD.

En lo que respecta a los SSD, éstos son exclusivos de Apple en todos los sentidos, tanto en la forma como en el Firmware y, por ello, va a ser muy difícil encontrar un reemplazo y los que encontremos serán normalmente de segunda mano y con un precio desorbitado.

Por todo esto recomendamos que, en la medida de lo posible, siempre que vayáis a comprar un iMac de esta generación lo configuréis al menos con SSD y a ser posible con Fusion Drive (SSD+disco mecánico) para asegurar que el ordenador dará el mejor rendimiento durante el mayor tiempo posible. Por desgracia, nos hemos encontrado con demasiados casos de usuarios que comprar un iMac con “lo justo” y en poco tiempo el rendimiento del ordenador baja drásticamente teniendo que hacer un importante desembolso económico para corregirlo.

Por último, recordaros la recomendación que hacemos siempre. En el momento de acometer la adquisición de un nuevo equipo siempre intentad conseguir la mejor máquina posible que entre en vuestro presupuesto y, a ser posible, haced un esfuerzo para configurarla de manera que pueda serviros por un periodo de tiempo más largo. Por supuesto, consideramos que hoy día es imprescindible equiparla con SSD, de hecho, en nuestra tienda de Macs restaurados no vendemos ningún ordenador que no lo lleve de serie. Seguro que así al final os ahorraréis dinero y problemas derivados de un ordenador que no rinde como debería.

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Portátiles con Pantalla Retina. ¿qué son? ¿Cómo funcionan?. Ventajas e inconvenientes.

MacbookPro13Hace ya algunos años, concretamente desde mediados de 2012, apple se ha lanzado a producir una nueva especificación de portátiles conocidos popularmente como “con Pantalla Retina”. Esta denominación es consecuencia de que la Pantalla Retina es la innovación más evidente a simple vista y la más vistosa para los usuarios pero a la vez la más superficial.

¿Qué es una pantalla retina?

Una pantalla retina es una pantalla con una resolución significativamente superior a la que cualquier ordenador equipaba hasta la fecha. Por este motivo ofrece unas imágenes mucho más nítidas que las pantallas que había hasta ahora.

Algunos pensarán que esta es la única innovación que incluyen estos portátiles pero nada más lejos de la realidad.

Estos portátiles suponen un cambio radical en todos los sentidos respecto a la generación anterior de portátiles unibody.

Entre los cambios más significativos están la desaparición del lector de discos ópticos (CD / DVD), la presencia de un disco SSD como única opción de almacenaje y el hecho que la RAM ha dejado de ser reemplazable o ampliable debido a que la memoria está directamente soldada en la placa base.

Todos estos cambios, posibilitan tener una generación de ordenadores más rápidos, mes finos y ligeros, con mayor autonomía, que se calientan menos y con un rendimiento bastante elevado.

Entonces ¿qué hay de malo en todo esto?

En realidad, no es que tenga que haber nada malo en un ordenador de este generación en cuanto a prestaciones y funcionamiento. Los problemas surgen cuando no se asesora al usuario de la forma adecuada e imprescindible en el momento de la compra, para que sepa realmente lo que está comprando, que se ajusta realmente a sus necesidades actuales y le deja algo de margen para cubrir posibles cambios de estas en un futuro a medio plazo.

Hasta la aparición de esta nueva línea de portátiles era posible y, de hecho, era muy común comprar un portátil con las opciones de RAM y disco duro básicas, para posteriormente irlo ampliando y mejorando cuando se necesitara y, así, se evitaba tener que hacer un desembolso más importante del que realmente se estaba en condiciones de hacer en el momento de la compra inicial. Esta dinámica era posible gracias a que las generaciones anteriores de ordenadores Apple, permitían ampliar la RAM con placas de muchos fabricantes independientes que cumplieran las especificaciones, e instalar discos duros mecánicos y discos SSD de cualquier fabricante sin muchos problemas. Con ello se conseguía actualizar, mejorar el rendimiento y alargar la vida útil de los portátiles con bastante facilidad y un precio asequible.

Con la introducción de los portátiles con pantalla retina de los que estamos hablando,esto ha cambiado diametralmente. La forma en la que están construidos hace muy complicado y costoso económicamente ampliarlos una vez se han comprado con unas opciones concretas. La RAM va soldada directamente en la placa base y por ello, si compramos un ordenador con 4 GB de RAM, siempre va a tener esas 4 GB independientemente de que el procesador permita trabajar con más, y la única forma de ampliarlo será adquirir una nueva placa base con el gran coste que ello supone. Algo parecido ocurre con el SSD que incorporan estos modelos. Se trata de un SSD con una forma y un Firmware exclusivos de Apple y que, a excepción de los modelos 10,1 i 10,2, no está disponible en formato compatible. Por este motivo, si compramos un ordenador con 256 GB de almacenamiento va a ser muy complicado y costoso poder aumentarlos puesto que no hay recambios disponibles y los pocos proveedores que los ofrecen suelen proporcionar SSDs usados y a precios desorbitados.

Algunos de vosotros os plantearéis que probablemente exista la posibilidad de acudir a un servicio técnico oficial para llevar a cabo dichas ampliaciones pero, nada más lejos de la realidad. La política de Servicio Técnico de Apple hace imposible que se de esta situación ya que no permite ampliar un dispositivo, es decir, si algo se estropea en tu ordenador te lo cambian por otra pieza exactamente igual, es decir, no permite cambiar un ssd de 256 GB por otro de 512 o 1000 GB si originalmente el ordenador se compró con 256 GB.

Por todos estos motivos os aconsejo que, si queréis disfrutar de las ventajas que ofrecen los portátiles con pantalla retina penséis muy detenidamente acerca de la configuración que necesitáis actualmente y, en la medida de lo posible lo equipéis con algo más de RAM y espacio de almacenaje para evitar que en un breve espacio de tiempo deje de serviros para lo que lo necesitáis. Por supuesto, buscar alguien que os asesore correctamente sobre lo que realmente os hace falta  es siempre una buena opción.

Por otro lado, para aquellos que no queráis invertir la gran cantidad de dinero que requiere equipar un portátil de esta generación con los suficientes recursos para que de un gran rendimiento y os dure mucho, existen todavía modelos unibody sin pantalla retina que la configuración adecuada dan un extraordinario rendimiento por un precio muy inferior pero, esto ya es otro tema que posiblemente trate en una futura entrada.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hola de Nuevo

Mucho tiempo ha pasado desde la última vez que publiqué algo en este blog. Para bien o para mal he estado muy ocupado tratando de mejorar la experiencia de uso de aquellos usuarios de dispositivos Apple que han confiado en mí, tanto en lo que respecta a soporte y servicio técnico como a compra de los Macs restaurados que vendo.

En todo este tiempo han pasado muchas cosas en el mundo de Apple. Han salido un par de nuevas versiones de Mac OS X, otras tantas de iOS y un buen número de nuevos modelos de dispositivos, que han supuesto un gran cambio en como hay que afrontar la compra de dichos aparatos en términos de uso y duración, teniendo en cuenta las características y la poca capacidad que tienen dichos aparatos de ser ampliados en un futuro para tratar de alargar su vida útil.

Precisamente por esto último me he animado a realizar esta serie de entradas. Ya son demasiados los usuarios que acuden a mi habiendo gastado un buen dinero en un ordenador nuevo que no se ajusta realmente a sus necesidades y encuentran con sorpresa que, al no haber comprado lo que realmente necesitan por no haber sido correctamente asesorados, tienen que realizar una inversión importante para adecuar dichos dispositivos a sus necesidades reales.

Espero que estos posts sirvan para ayudar a entender un poco cómo funcionan, cómo están construidos y qué se debe tener en cuenta en el momento de comprarlos para, evitar al mayor número de personas posible pasar por una mala experiencia.

Quiero que quede claro que en ningún caso quiero dar a entender que los dispositivos actuales que está produciendo Apple son malos, sinó todo lo contrario, pero el gran cambio en la manera de construirlos y las especiales características de los componentes que incluyen, hacen que sea mucho más necesario un buen asesoramiento al futuro usuario que no siempre se da.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario